¿Que sabes de los perros mestizos?

¿Que sabes de los perros mestizos?

Perros mestizos

 

Un perro mestizo o “cruzado” es un perro que no tiene pedigree, es decir, que desciende del apareamiento de dos razas distintas, o bien son cachorros de otros mestizos. No son ni perros salvajes ni perros callejeros; los perros mestizos son unas mascotas con unas características únicas e irrepetibles. Hay que pensar que un perro “de raza” no es más que un cruce de distintas razas que se realizó con una finalidad determinada y que ha perdurado en el tiempo.

Cuando perros de distintas razas se entrecruzan, su descendencia muestra una amplia variedad de apariencias, pudiendo asemejarse a uno de los progenitores o a ambos. Si los ejemplares se siguen entrecruzando, en las generaciones posteriores poco a poco se homogeneizarán las características hasta lograr conseguir un aspecto mas o menos similar.

Los perros mestizos suelen ser más tranquilos y amistosos que sus pariente de pura raza. Además suelen ser muy inteligentes y fácilmente adiestrables, muy útiles para la práctica del Agility.

Una ventaja de los perros cruzados es que no suelen padecer problemas de salud asociados a determinadas razas porque, al no ser puros, obtienen el llamado vigor híbrido” al librarse de la consanguinidad reproducida dentro de una misma raza. Esto es que al no producirse endogamia (apareamiento entre especies de una misma raza), los alelos perjudiciales no se repiten, creando así a perros con más garantía de salud genética. Otra ventaja reside en el precio de estas mascotas, ya que los mestizos son mucho más baratos, incluso gratuitos, y dan el mismo amor que sus nobles parientes.

Existen tres tipos de mestizos: las mezclan que muestran características de dos o más razas pueden llegar a tener antepasados de raza pura pero has sufrido cruces de razas durante varias décadas; los perros paria son el producto de la cría no selectiva en base a perros salvajes (un ejemplo es el perro de Canaán) y las razas funcionales que se crían con un propósito en particular y no proceden de perros de raza (unos ejemplos son el Alaskan Husky o el Greysters). De vez en cuando un perro de raza funcional puede llegar a convertirse en una raza reconocida con el tiempo. 

De raza o no, todos son mascotas que necesitan de nuestros cuidados y que no dudarán en recompensarnos con todo su cariño, protección y fidelidad.  

Compartir

0 Comentario(s)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada. los campos requeridos estan marcados con *

¿Dónde estamos? Localízanos